¿A dónde vas Occupy?

0 Comment(s) | Posted | by MT Dávila |

El primer aniversario del movimiento Occupy Wall Street en los EEUU me hace reflexionar sobre el papel del eticista en los movimientos sociales. 

En el otoño del 2011 ocurrieron una serie de protestas en contra del capitalismo irresponsable de los bancos y agencias financieras. Estas protestas se esparcieron por todos los Estados Unidos y otros países. En todas las protestas la idea central era la misma: la economía de consumo descontrolado y de maximización de ganancias es un afronte a la sensibilidad y dignidad humana y ambiental.

Momento de confesión - Pensé que éste sería un movimiento que confrontaría al pueblo estadounidense con las consecuencias inhumanas de un capitalismo descontrolado y de una cultura basada en la adquisición de bienes materiales. Ví en el planteamiento de los ideales del movimiento una sincronicidad con los principios centrales de la doctrina social de la Iglesia (DSI). Existen paralelos en la economía (OWS denuncia excesos en el sector financiero con un alto costo humano mientras la DSI defiende la dignidad humana y la opción por los pobres), el ambiente (OWS denuncia la contaminación de recursos naturales y la dependencia excesiva en el petróleo mientras la DSI defiende la distribución justa de los bienes de la creación y el cuido al patrimonio ambiental); y la política (OWS denuncian el control excesivo del gobierno por el cabildeo de las empresas mientras la DSI defiende la subsidariedad y la participación democrática de todo ciudadano en el bien común y su destino político). Considerando esta afinidad “me lancé a la plaza”, visitando el campamento en Boston, organizando una posible respuesta teológica, escribiendo reflexiones para blogs haciendo las comparaciones anteriormente mencionadas.

Hoy día el movimiento está en un período de enfriamiento. Luego que los campamentos fueron desmantelados el movimiento se concentra en diseminar información y activismo sobre causas más específicas como la pérdida de hogares de manera injusta, diseminación de información y activismo contra abusos policiales, y protestas sobre problemas ambientales. Este mes, por ejemplo, el movimiento responde a un incidente de abuso policial en California a la vez que planifica el 1er aniversario del movimiento.

¿Cual es el rol del eticista?

Encuentro el silencio de la iglesia frente a éste movimiento problemático. En octubre se diseminó un documento del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz declarando apoyo a la reglamentación supra-nacional de la economía global.1 Aunque el documento le hace eco a los principios de la DSI, y presenta los desafíos reales de la economía, el mismo no discute movimientos solidarios a esta posición. Si el enfriamiento del movimiento se debe a la fragmentación del mercado, el ciudadano apaciguado como consumidor, y la ausencia de una imaginación o conciencia social que piensa y que pide que otro mundo es posible, entonces los líderes de las iglesias tienen un papel sumamente importante que aportar al escenario de los presentes movimientos sociales.

El pensamiento ético debe estar presente en las consideraciones públicas sobre los elementos más esenciales de dichos movimientos. ¿Será prudente en estos casos apoyar abiertamente aquellas dimensiones de un movimiento que en su esencia comparte tanta afinidad con los principios más básicos de nuestra fe? En el caso de OWS existe un gran número de personas que, aunque no participaron directamente de las protestas, estaban de acuerdo con la mayoría de las críticas y demandas. Este grupo que piensa, siente, y sufre en su propio cuerpo los abusos de la economía capitalista de predación (el 99%) pero que no participa del activismo social es precisamente la audiencia crítica de nuestras iglesias y nuestras voces como eticistas. A éstos les hablamos cuando tratamos de relacionar los signos de los tiempos con las fuentes de reflexión ética, que para la mayoría se encuentran separadas una de la otra de manera casi absoluta.

En momentos en que nuestras ciudadanías se encuentran confrontadas con la oportunidad de reflexionar sobre la dignidad del ser humano, propio, de la comunidad, del país, y a nivel global, debemos responsabilizarnos para servir de enlace entre la DSI y las ideas más dignas de dichos movimientos.

Honestamente creo que sufro de una parálisis compartida por mis compatriotas. La misma me limita a protestar sobre las indignidades de la situación económica, sin necesariamente exponerme a ser una voz pública que se responsabiliza por la concientización del pueblo para un cambio social íntegro, justo, y digno. Siento un llamado profundo a participar de la concientización del pueblo relativamente cómodo, aquel que se considera anejado de la pobreza absoluta de aquel ‘otro’. Ese pueblo que goza de por lo menos dos o más comidas completas al día y una educación primaria garantizada, ese pueblo también necesita activismo social y ocupación concientizada. Como eticista debo de tratar de darle ánimo al primer movimiento que mejor ha declarado las injusticias del capitalismo desmesurado en los EEUU. Debo de contribuir a las bombillas de la incubadora que vaya acalorando a las partes del movimiento que se han enfriado, quizá porque los líderes religiosos, en su mayoría, se mantuvieron al margen del movimiento. Contribuir a la concientización nos hace vulnerables. Esta semana descubrimos que el cuerpo de investigación federal allanó los hogares de activistas en el área noreste de los EEUU para recuperar planes de protestas, listas de participantes, y cualquier otro material que ayude a congelar completamente el movimiento. Aún más, se han complicado y hecho más estrictas las leyes relacionadas con las protestas públicas en consideración a las elecciones presidenciales del país en Noviembre. La labor concientizadora tendrá un costo quizá más grande aún.

¿Cómo ves tú el rol del eticista en los movimientos sociales de tu país?


1 John Thavis, ¨Vatican document calls for global authority to regulate markets,” Oct. 24, 2011. Available at http://www.catholicnews.com/data/stories/cns/1104173.htm, accessed July 30, 2012.

Comments

  1. There are no comments yet.

Leave a Comment

Nonprofit Web Design and Development by New Media Campaigns