La juventud estudiantil refresca el compromiso ético social

0 Comment(s) | Posted | by Miguel Ángel Sánchez Carlos |

“Si no ardemos juntos, ¿Quién iluminará esta oscuridad?
Por una democracia auténtica “#Yo Soy 132”

Víctor pensaba que ese 11 de mayo de 2012 sería un viernes normal en la Ibero, es decir, un día tranquilo en el cual por haber empezado ya el fin de semana habría menos alumnos en la universidad. Probablemente por eso los asesores del candidato del Partido Revolucionario Institucional, Enrique Peña Nieto, habían cambiado la fecha de su visita a la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. De este modo, lo que parecía un día de campo en su campaña política sería todavía más apacible. Tendría un auditorio respetuoso y atento a sus propuestas, un auditorio que seguramente presentaría las demandas para que la clase pudiente tuviera un ambiente alejado de la inseguridad, los secuestros, con mayor estabilidad económica y, por lo menos, con el narcotráfico sometido a un control que hiciera manejable a la sociedad.

Por los problemas de rezago educativo causados por la mala alimentación que Víctor vio en las prácticas profesionales que había hecho en el barrio de Santa Fe, muy cerca de la Ibero durante el tercer semestre de la licenciatura en Nutrición, y por el perfil humanista de la Universidad que insistía en la importancia de la justicia social, él sabía que existían muchos motivos para reclamarle al candidato mediático de un partido que gobernó el país por más de 70 años. Aunque la mayor parte de los reclamos podrían venir del grupo de estudiantes que estaban enterados de la salvaje represión que el candidato infringió a los campesinos de San Salvador Atenco, durante su gestión como gobernador del Estado de México; un Estado donde aumentaban de forma alarmante los feminicidios.

Pero como el mismo Víctor comentó ocho días después a los reporteros que cubrían la primera marcha en apoyo a los 131 estudiantes de la Ibero amenazados como él, el catalizador del "viernes negro" del candidato de la mayor televisora del país fue el infiltrar jóvenes que no eran universitarios para que lo vitorearan, ofrecieran dinero a quienes llevaban pancartas de crítica para que no las mostraran o para que desistieran de formular preguntas incómodas. Esto provocó que el candidato del PRI fuera perseguido por los estudiantes al salir del auditorio al terminar su discurso, y que tuviera que abandonar la Universidad escondido por sus guardias de seguridad. Con el escándalo obvio que esto provocaría en los medios de comunicación. Por la tarde de ese mismo día, el presidente del PRI y algunos medios aseguraron que los manifestantes no eran estudiantes sino gente traída de fuera de la Universidad. Entonces, Víctor y otros 130 estudiantes grabaron un video en el que mostraban su valor civil dando sus nombres, su número de cuenta de la universidad y mostraban su credencial de la Ibero para reafirmar su rechazo a la manipulación mediática que sufre la nación, a la falta de democracia en el país y su repudio a que Peña Nieto llegara a ser presidente de México, con todo lo que el priísmo representa para la conciencia nacional.

Pero lo que a Víctor le ha impresionado más que el anecdotario antes descrito, es la forma cómo al principio cientos, y ahora miles de jóvenes estudiantes de universidades públicas y privadas, y de diferentes estratos sociales, se han aglutinado en el  movimiento “#YO SOY 132” a nivel nacional, no sólo para exigir las demandas antes mencionadas sino para sumarse a las reivindicaciones de otros sectores, como son el sindicalismo democrático, el sector obrero y el campesinado.

Para Víctor y para muchos de nosotros, aunque no ha sido poco el haber promovido un gran movimiento social no sólo de jóvenes que sacudió al país del letargo electoral previo a las elecciones, que demostró que los jóvenes de diferentes clases sociales pueden unirse por las mejores causas nacionales, que tienen una profunda conciencia ética social aderezada por la luz de la inteligencia, que es posible que la sociedad civil organice debates entre los candidatos de los diferentes partidos políticos y se involucre en la vida pública reservada a la élites partidistas, el movimiento nacional e internacional  “#YO SOY 132” anuncia que, pese a la represión que algunos de sus miembros ya han sufrido en diversas zonas del país, y aunque gobierne el PRI por otros seis años en México, si queremos, otro tiempo vendrá. 

"Queremos dividir al país, en antes y después".
#Yo Soy 132” 

 

 

Comments

  1. There are no comments yet.

Leave a Comment

Nonprofit Web Design and Development by New Media Campaigns