¡La muerte del justo… la muerte del inocente… la vida de todos!

0 Comment(s) | Posted |

¡La muerte del justo… la muerte del inocente… la vida de todos!

Por Jutta Battenberg Galindo

 

Se llamaba Aylan Kurdi, tenía sólo 3 años de edad. Su imagen inerte en la playa le dio la vuelta al mundo y con ello sensibilizó a miles de personas frente a problemas que muchos sabemos, y de tanto escucharlos nos hemos vuelto insensibles, quizá por la distancia, posiblemente ante la presunta incapacidad para hacer algo efectivo al respecto o tal vez por no alterar la propia estabilidad y armonía existencial.

 

Sólo una semana antes, el descubrimiento de indocumentados muertos en un vehículo en Austria, si bien fue noticia, pasó sin pena ni gloria como otras tantas informaciones dramáticas del mundo que llegan a nuestro alcance. Pero no fue así con la fotografía del pequeño en la arena.

 

La necesidad de migración de miles de personas para huir de conflictos armados; por salvaguardar la existencia a causa de ideologías asesinas; en busca de mejores condiciones de vida; o por desplazamientos forzados pone al mundo entero frente a dilemas complicados que frecuentemente se dejan pasar; y que también despiertan la humanidad presente en corazones de hombres y mujeres alrededor del planeta[1].

 

La muerte de Aylan no debió haber sucedido, ni la de su hermano Ghalib, ni la de su madre Rehanna, como tampoco la de otras tantas víctimas de estructuras de violencia, opresión y muerte; de ese mal que los cristianos llamamos pecado. Su presencia es innegable, toma múltiples matices, algunos de ellos notoriamente evidentes, otros tan sutiles que pasan desapercibidos o se confunden con el bien. Pero es precisamente ahí donde el Espíritu del Resucitado se manifiesta con mayor gloria, en seres humanos concretos, motivándolos a tomar como propio el problema y, sobre todo, a impulsar soluciones al mismo.

 

Ante la conmoción de la imagen del menor, artistas ofrecieron su creatividad para denunciar la tragedia[2], los medios de comunicación la difundieron[3], y miles reaccionaron. En los primeros días de septiembre doce mil islandeses se unieron a través de Facebook con el fin de presionar a su gobierno para que aceptara más refugiados[4]; ayuntamientos y comunidades españolas forzaron al gobierno de Mariano Rajoy a cambiar su posición de estar saturados a formar una comisión para analizar la situación[5]; el primer ministro de Finlandia, Juha Sipila, a pesar de oponerse a una cuota obligatoria, impulsó a su país a ser ejemplo y dijo estar dispuesto a recibir refugiados en una casa al norte del país que apenas utiliza[6]; Alemania en un principio aceptó recibir más inmigrantes al tiempo que pedía a los miembros de la Unión Europea que contribuyeran con cuotas pre-establecidas y se repartieran la carga[7], Austria abrió su frontera para el paso de inmigrantes y Hungría proporcionó autobuses para transportarlos[8].

 

A pesar de estas y muchas otras manifestaciones de solidaridad el problema de la migración desborda y pone en crisis el orden establecido. Las soluciones ofrecidas, según ciertas opiniones, sólo son paliativos que encubren las causas[9] y las posiciones nuevamente se endurecen[10]

 

Como cristianas y cristianos frente a esta y a muchas otras tantas situaciones de la realidad, necesitamos que nuestra mente y nuestro corazón sean iluminados constantemente por la contemplación del Evangelio para optar por personas que han sido injustamente privadas de la oportunidad de encontrar un modo de vida que les permita vivir desde sí y contribuir con la sociedad[11],

 

 

 

 

 

 



[1] “Las Patronas” en México que preparan  a proporcionan comida a los indocumentados que viajan sobre el techo trenes de carga por México es sólo uno de sus múltiples manifestaciones. http://www.laopinion.com/2015/02/13/las-patronas-20-anos-de-alimentar-a-los-migrantes/ (consultado el 5 de septiembre de 2015).

[3] Aún cuando su interés además de noticioso sea evidentemente comercial.

[4] Inicialmente el país sólo habían contemplado aceptar a cincuenta refugiados

http://www.rpp.com.pe/2015-09-03-islandia-ofrece-acoger-a-refugiados-sirios-tras-campana-en-facebook-noticia_832729.html (recuperado el 5 de septiembre de 2015).

[7]http://internacional.elpais.com/internacional/2015/09/03/actualidad/1441308238_619999.html. (consultada el 5 de septiembre de 2015).

[11] Trigo, Pedro, sj. Echar la suerte con los pobres de la tierra. Venezuela: Centro Gumilla 2015, 99-100.

Comments

  1. There are no comments yet.

Leave a Comment

Nonprofit Web Design and Development by New Media Campaigns